septiembre 01, 2021

¿Perder un año escolar o perder la vida?, columna de aquí somos


¿Perder un año escolar o perder la vida?, columna de aquí somos

Teotihuacán en Línea. Alejandro Melgar. Pasan los días, pasan los meses y la pandemia sigue en su punto máximo (al menos aquí en México), los casos incrementan desesperadamente y mucha gente decide no vacunarse por que “nos vayan a matar con la vacuna”

Ante la difícil situación que vive la mayoría de mexicanos se autoriza el regreso a clases por decreto dictatorial… perdón, presidencial. Algunas familias más preocupadas que otras deciden resguardar a sus hijos aún en sus hogares, familias que saben o han tenido conocimiento de qué es tener a alguien de los tuyos en riesgo por este virus. Y luego están las familias más despreocupadas y sin ápice de qué es capaz el tan odiado Covid-19.

Lamentablemente las escuelas es un gran foco de infección, ya que cada niño viene de un hogar donde no se sabe a ciencia cierta las costumbres e higiene que se tenga, debido a ello muchos niños pueden ser portadores o no del virus. Sabemos que el encierro es una cuestión difícil para todos, pero en estos momentos más que nunca debemos tener en cuenta que su hijo puede infectarlo a usted, a sus abuelos, a sus profesores. Sigue siendo una ruleta rusa

Imaginemos un caso hipotético, su hijo regresa de clases con el virus activo, se infecta usted y gran parte de su familia, eso supondrá un gasto económico (en el mejor de los casos) y en casos extremos hasta la muerte.

Estudios han demostrado que los niños también pueden padecer de este virus y también puede ser mortal, un caso no tan lejano es el niño de 10 años que falleció a causa de esto en San Luís Potosí hace unas cuantas horas

Mientras nuestro presidente dice que “Hay que tomar riesgos”, es tiempo de reflexionar qué es más importante, ponerlo sobre una balanza ¿Qué es más importante? ¿Que tu hijo pierda un año escolar? o ¿Que tu hijo pierda la vida?

Son tiempos de cuidarnos, este virus no diferencia edades ni género, ya estamos casi en la recta final, es tiempo de vacunarnos y mantener nuestras medidas sanitarias

Amigos y compañeros míos sufren en hospitales, en sus camas, en sus hogares mientras la gente aún no comprende lo qué sucede. Cuidémonos todos