enero 13, 2021

“Abrimos o morimos”, señalan restauranteros en manifestación


“Abrimos o morimos”, señalan restauranteros en manifestación

Teotihuacán en Línea. Redacción. Trabajadores de la industria restaurantera mexiquense se manifestaron frente a la sede del Poder Ejecutivo del Estado de México para exigir que se les permita operar, pues las condiciones económicas que enfrentan ya son insostenibles, y de permanecer cerrados, varios negocios tendrán que cerrar.

A la fecha, aseguraron, más de 10 mil negocios de este tipo han tenido que cerrar en la entidad, pues las medidas dictadas por la autoridad que prohíben la operación normal de bares y restaurantes, mientras el semáforo epidemiológico se encuentre en color rojo, han provocado un impacto económico en varios establecimientos.

La mayoría de los negocios de este giro han tenido que reducir personal y otros han optado por cerrar pues ya no cubren ni para la renta de los locales.

Así, propietarios de restaurantes y bares así como meseros, garroteros y cocineros se congregaron en la Plaza de los Mártires de Toluca para realizar  lo que denominaron “Cacerolazo, abrimos o cerramos”, para reiterar su demanda de que se les permita operar.

Los inconformes aseguran que ha sido uno de los sectores más perjudicados durante la contingencia. “Muchos recurrimos a créditos el año pasado para no cerrar, pero ya no es posible endeudarse más; además,  los periodos de gracia con los acreedores han terminado.  Tenemos el agua hasta el cuello por qué debemos seguir pagando no sólo los créditos sino también los impuestos y  las  licencias que exige la autoridad y con las puertas cerradas es imposible sobrevivir”, señaló el dueño de un restaurante en Metepec.

Los trabajadores de este sector señalaron que a pesar de esta apremiante de la situación no han  recibido apoyo de ningún gobierno.

“Se han apoyado a otros sectores, pero a este, que es esencial en la economía, no lo han volteado a ver. Vemos con enojo y frustración que mientras nosotros sufrimos penurias, el comercio informal de venta de comida sigue operando”, señaló un cocinero con cacerola en mano